Nicotina: líquidos vaporizadores vs cajetilla de cigarros

Nicotina: presencia en líquidos vaporizadores y cigarros

Aunque el consumo del tabaco está disminuyendo debido a la efectividad de las restricciones que se han implementado a través de políticas públicas, todavía existen más de 1.000 millones de fumadores en el mundo. ¿A qué se le puede atribuir la responsabilidad de esta cifra? Muchos expertos apuntan a la nicotina como la encargada de generar una adicción al nivel de drogas como el alcohol, la cocaína y la morfina.

Pero ¿qué es la nicotina y de qué forma está presente en cigarros y vaporizadores? A continuación, algunos aspectos claves acerca de esta sustancia.

Qué es la nicotina: un enemigo silencioso

Es un compuesto químico presente en el tabaco. Cuando fumas, se absorbe por medio de la pared de los pequeños sacos de aire en tus pulmones, ingresa a tu torrente sanguíneo y viaja al cerebro donde cruza la barrera hematoencefálica. 

Una vez ahí, activa a los receptores llamados colinérgicos nicotínicos, los que estimulan la liberación de dopamina y noradrenalina, hormonas que funcionan como mecanismos de recompensa de la conducta. De esta manera, convierte al tabaco en un regulador de estados de ánimo, entregando placer momentáneo en aquellos que lo consumen. 

Si bien este componente no genera daños por sí solo, su peligro estriba en que, debido a la dependencia que provoca, expone a las persona a los efectos perjudiciales del consumo del cigarrillo.

Nicotina en cigarrillos tradicionales y vapeadores

Una cosa es clara: mientras más nicotina contiene un producto mayor será el grado de adicción que provoca. Por ello, es muy importante que conozcas los valores promedios de esta sustancia en cigarrillos y vapeadores.

Ahora bien, no existe una respuesta certera en cuanto a la medida presente en los cigarrillos. ¿Por qué razón? La dosis suele variar entre un producto u otro. Sin embargo, diferentes fuentes confirman que en promedio los cigarrillos contienen entre 8 y 20 miligramos de nicotina, pero la mayoría tiene concentraciones de alrededor de 12 mg. 

¿Significa que consumes esta gran cantidad por cigarrillo? La realidad es que no, ya que una pequeña fracción -aproximadamente 1 mg por cigarro- es absorbida por tu cuerpo, proporción suficiente para causar adicción si es consumida de forma constante. 

En el caso de un vaporizador con nicotina es necesario aclarar cómo se mide. Por lo general la cifra es expresada en miligramos por mililitro (mg/ml). En el mercado, se pueden encontrar líquidos con diferentes niveles, los que suelen tener entre 0 hasta 20 miligramos por mililitro. 

¿Cuál deberías adquirir? La respuesta depende de tu consumo diario de cigarrillos, lo que determina tu tolerancia. Por ello, es necesario que pruebes combinaciones hasta escoger la cantidad que mejor se asimile a tu experiencia previa como fumador.

Si solo fumas unos pocos cigarrillos diarios, lo recomendable es una concentración baja de nicotina. Una concentración media es para fumadores constantes durante el día, mientras que, si lo tuyo es fumarte más de una cajetilla alta por jornada diaria, una porción alta de esta sustancia te entregará un grado de satisfacción similar. 

Vapear: una posible solución a la adicción al cigarro

La utilización de vías alternativas de administración de nicotina ha tenido éxito en el objetivo de reducir los daños provocados por el consumo de cigarrillos.

Dentro de estos medios se encuentra el vaporizador con nicotina. De acuerdo con resultados de investigaciones de la Royal College of Physicians (RCP), los cigarrillos electrónicos y vapeadores son herramientas útiles para combatir el tabaquismo, por lo que deben ser promovidos como parte de la salud pública. 

De hecho, según la propia institución, es poco probable que el peligro para el organismo producto de la inhalación de vapor a largo plazo supere el 5% de los daños causados por fumar tabaco.

Por lo tanto, puede ser un mecanismo efectivo si lo que quieres es dejar de consumir cigarros. Lo importante, es que escojas productos de calidad y certificados para evitar adquirir artefactos con ingredientes perjudiciales.